Alquimia
Una mirada de lo Cotidiano

Muestra de la artista visual Pamela Espinoza, licenciada en pintura  de nuestra Escuela. Este proyecto fue financiado por Fondart

Pamela Espinoza

Mi temática general considera la tradición de la pintura de paisaje, pero este mirado y trabajado desde una investigación ligada al uso de elementos domésticos mezclados con elementos tradicionales de la acuarela tinta china sobre papel, los cuales son cotidianos en cualquier hogar, desde artículos de cocina, alimentos, aseo, etc. Los elementos para la ejecución en el papel también involucran lo rescatado en el cotidiano del hogar. Los efectos que he logrado encontrar en mi experimentación con estos elementos son dirigidos hacia la ilusión visual y las atmósferas de la tradición paisajística en la pintura, pero con efectos diversos de acuerdo al accidente experimental de los elementos y herramientas antes señaladas, las cuales ya puede observarse en la tradición moderna del Cubismo Sintético con elementos cotidianos ingresados al cuadro, pero en mi caso, los elementos son las herramientas cotidianas para la ejecución de la obra que no se aprecian como elementos en sí mismos, sino sus efectos en el papel que dan atmósfera a mis paisajes y las herramientas físicas del hogar que utilizo para la ejecución práctica en la realización de los mismos.

La Exposición consta de 12 obras en total, siendo sus medidas: seis de 100 x 70 cm, y seis de 70 x 50 cm.

Pamela Espinoza

Obras

Mediación

Primera parte del registro de lo que fue la presentación y charla de la exposición: Alquimia: una mirada de lo cotidiano de la artista y ex alumna de nuestra institución Pamela Espinoza (@pinturasspinoza ) , ganadora del Fondart Regional de Creación Artística. Para esta ocasión nos acompañaron en la charla el artista visual Mario Soro, el investigador de Arte Contemporáneo y Nuevos Medios, Samuel Toro y acompañando en la moderación el artista y docente del taller de pintura: Francisco Olivares .

Segunda parte del registro de lo que fue la presentación y charla de la exposición: Alquimia: una mirada de lo cotidiano de la artista y ex alumna de nuestra institución Pamela Espinoza (@pinturasspinoza ) , ganadora del Fondart Regional de Creación Artística. Para esta ocasión nos acompañaron en la charla el artista visual Mario Soro, el investigador de Arte Contemporáneo y Nuevos Medios, Samuel Toro y acompañando en la moderación el artista y docente del taller de pintura: Francisco Olivares .

Texto Curatorial

LA ARTISTA ALQUIMISTA             

 MarioSoro Artista Visual, Licenciado en Arte PUC                                

Primer Capítulo: NIGREDO.                        

Los ascendentes de la obra de la artista visual. Pamela Espinoza son posibles de rastrear en la historia por analogía a los oficios ocultos de mujeres alquimistas, precursoras como María la judía (o la hebrea), S.I y II de C. Maestra que cruza las fronteras de magia y ciencia , en continuidad con las practicas ocultistas y alquimistas del Islam, como  las de Abú Abdallah  o Al Razí,  sabios que rescatan la sabiduría del mundo antiguo y lo aplican y desarrollan en el ejercicio de la Al Kimya,  Al(Ala)Quimia: la Química de Dios. Agréguese la herencia genealógica y consanguínea de sus ancestros árabes ( Al-) Manzor, es por tanto su cuerpo como un crisol de sangres y su voluntad creadora, desde donde opera su proyecto de ensayo y conversión, de la propia cotidianeidad, labor sagrada, metamórfica y transubstancial.                                                                     Causas y procesos que llevan a la materia y al tiempo a un nivel superior, transmutando lo banal en útil y lo trivial en precioso. Imagen que hace de los espacios domésticos, «hogar» un horno, o «atanor» alquímico, espacio íntimo y cotidiano convertido en, » laboratorium- oratorium» en el que fórmulas y medidas son proferidas  y aplicadas,  para constituir los componentes de sus obras: pigmentos, materias, aglutinantes y los soportes de éstas. Es en esta atmosfera de conjuros, dentro de un marco /manto, de «Oficio» plástico que se ejecuta la «Obra», suerte de apertura dimensional, desde un tiempo y espacio de reclusión, pandemia y cuarentena, abocándose a la tarea de combinar y convertir las substancias y  especias presentes en el recinto reservado a la labor culinaria. Cocina (ahora mutada en laboratorio), materias a la mano como: condimentos aliños, huevos, sales, miel, azúcar, espesantes, vinagres, aglutinantes, hierbas, verduras, frutos, etc. y los consecuentes procesos de fuego y cocción ,agua y vapor, hielo y conservación, en cruce  con los materiales provenientes de los rituales de higiene corporal, como de las exigencias de implementación de limpieza sanitarias de baños y lavaderos y suelos ,sumados a la inclusión de los elementos que se disponen para la aplicación de los protocolos  antisépticos, de barrera sanitaria doméstica en el contexto  de pandemia y emergencia global, componentes y dispositivos de higiene son elevados al orden de la asepsia clínica, incorporándose y ampliando la «paleta» de la artista.                                                                                                                                                       

Segundo Capítulo: ALBEDO.     

Insumos tales como: cloro, amonio, alcohol gel, limpia piso, desmanchadores,  adhesivos, detergentes, jabones, desengrasantes, desinfectantes, como yodo o azul de metileno,  alcoholes, medicinas, cosméticos, dentífricos, etc. Por otro lado los materiales propios de la convención del arte: oleos, solventes y aglutinantes, aceites, temperas, acrílicos, acuarelas, colorantes y pinceles. Y de las manualidades: como pinturas y barnices industriales, diluyentes, solventes, tintes, etc.  Son sustituidos o combinados con los procesos  y materiales anteriores. En otro momento clave ingresan materias corporales del  propio organismo de la artista oficiante y el de donantes; fluidos, humores y sedimentos, los  que con el oficio mediante, de la artista, constituyen un aporte de valor genético –genérico e identitario, al  » incorporarse» al desarrollo del Corpus de las obras llevadas a cabo. Química, física y metafísica se unen a la práctica artística concreta.                                                                                                           Esta conjunción, de arte, ciencia y magia se produce  a través de procesos, protocolos rituales y ensayos, estableciendo, desde la hermenéutica, el enlace trascendente. El trabajo (La Obra) de la artista Pamela Espinoza, está regida por la captura  del tiempo frente  a su transcurso alienante, ella lleva una bitácora de notas y cuentas diarias de su trabajo e investigación como artista. Esto en medio de su labor cotidiana de madre y jefa de hogar, es en ese transcurso cotidiano que esos actos se cruzan y elevan a estratos significativos, tanto en el plano semántico de las obras como en la carga simbólica de sus actos. Los espacios  antes enunciados  serán  campos propicios , para desplegar imaginarios propios de la artista, tanto en su visión, abstracta como de figuraciones y paisajes, pero todos vistos al modo como  observa, un entomólogo, un botánico , un astrónomo   o un microbiólogo, a través del aumento de sus instrumentos ópticos, llevando cuenta visual de los procesos y reacciones  ,a un tiempo aceleradas  y a otro retardadas, labor que comporta el registro  testimonial de la observación de estos, pequeños dramas cósmicos, sobre los cuales operan cambios con la intervención de  agentes  naturales o de artificio, como la luz solar y el calor de un horno , o fenómenos como el reposo frio de las noches invernales  y la humedad propicia de la sombra cálida para el desarrollo de bacterias y hongos. Cambios estacionales o estados de transformación de la materia, procesos recogidos y retenidos en la memoria escrita y visual, de anotaciones y obras, a modo de  un cronista que nos da a ver estos territorios invistos ,observados con una lente original. Obras pintadas y despintadas, coloreadas y decoloradas,  secadas y luego  rehumedecidas impregnadas, teñidas ,manchadas y luego blanqueadas nuevamente,  obras en que el tiempo ha operado mediante la acción de agentes como la gravedad y la temperatura sobre medios y soportes, generando y modelando fisonomías abstractas o reales, fantasmagorías y concretitudes ,figuraciones y atmosferas sublimes , contrastadas con monstruosidades apocalípticas . Afrontando la obra una navegación que sucede en océanos que se enfrentan, pero paradojalmente realizadas en la calma del taller  de la artista análogo en ese punto, al espacio  del trabajo científico .Por tanto  el espectador de estas obras deberá romper el hábito del “buen lejos” y adentrarse en estos universos autónomos  y sugerentes.                                                                                                                                                          

Tercer Capítulo:  RUBEDO.         

El trabajo personal de la artista desarrollado durante este periodo  inicial de inmersión contemplativa e individual  se verá interrumpido por la irrupción social del denominado estallido social , fenómeno colectivo sin precedente en Chile. Por ello es que la artista abandona su clausura y comienza a atisbar aquella contingencia que se despliega ante sus ojos conmoviendo a todo el país , por tanto , ella se involucra extendiendo su presencia al cuerpo social, incorporando estos procesos  y demandas de transformación a su quehacer , en el doble deber de hacerse presente en las distintas manifestaciones, como en la propia exigencia de documentar este proceso, partiendo por recoger los restos carbonizados y cenizas de hogueras y barricadas, materiales testimoniales que ingresaran al arsenal de trabajo de la artista ,en asociación con el proceso de investigación que llevaba en curso, es en este proceso que la artista haciéndose  eco de la exigencia principal del movimiento social, la derogación de la Constitución de la República y su consecuente nueva redacción, y asumiendo lo anterior, es que ejecuta una acción en la que procede a quemar un .ejemplar de dicho texto o carta magna. Proceso de transformación y sublimación simbólica:  solutio, incineratio , calcinatio, en que al modo de la alquimia ,los restos incinerados son recuperados y  dispuestos para integrarse en una nueva síntesis, en el desarrollo material y simbólico de la obra plástica  de la artista ,encaminada hacia un proceso de re – incorporación no solo personal sino también social ,por tanto política. (doble dimensión de Polis= Ciudad y Ética)   A modo de procesos cíclicos – Rosarium Philosophorum -es que  la artista vuelve a la clausura tras los rebrotes pandémicos y cuarentenas pertinentes, por tanto esta exposición contendrá buena parte de estos procesos proponiéndole al espectador esta ventana dimensional y el consecuente recorrido profundamente místico. Opus Magnum.

 

 

 

 

                                                                                                                           Valparaíso /Febrero /2021